Viajando desde un blog a Disney

Viajando desde un blog a Disney
febrero 26 19:43 2015

¿Para qué me siento a escribir este blog? ¿Qué me motiva a relatar entrenamientos, carreras, viajes, sensaciones, alegrías o tristezas? ¿A dónde quiero llegar? ¿Qué quiero lograr? No lo supe bien a medidos del 2013 cuando lo empecé, no lo sé bien ahora, con unos setenta post publicados y quizás nunca termine de saber hacía donde va. Pero si sé cómo empezó este otro viaje, que me hizo volar mas de ocho mil kilómetros, correr por las playas de Miami, competir en Orlando, entrenar en el Central Park de New York; por un blog, pero no el mío. Incluso fue mucho antes de que mi blog naciera.

Fue el 22 de Abril de 2012, un par de horas después de correr los 10k de Fila, me sentaba a la computadora y descubría el blog del ganador de la carrera, Javier Carriqueo. No le escribí por haber ganado esa mañana en Puerto Madero, tampoco por haber salido campeón nacional de 5.000 metros el día anterior, sino por el gesto que había tenido en ese campeonato. El reglamento marcaba que quien perdiera una vuelta con respecto al primero sería descalificado de la carrera, Javier entraba a la recta principal para consagrarse campeón, pero frenó su ritmo, incluso con el segundo corriendo en su búsqueda, hizo esos últimos 100 metros más lentos que ningún otro, para no sobrepasar al último y que lo descalifiquen. Por eso le escribí, y de esa forma nos conocimos, a través de un blog.

Dos años y medio después, otra vez en Puerto Madero, estábamos compitiendo en una carrera, mucha agua había pasado bajo el puente, pero Javier volvió a ganar, esta vez la Disney Run, y con ella un viaje para competir en Orlando. Un viaje para dos personas, y ni bien nos cruzamos después de la carrera, me sorprendió con la invitación a acompañarlo.

Bastante agua más bajo el puente y estábamos pisando por primera vez Miami, antes de subirnos al auto alquilado había que decir; salir ya para Orlando, asegurarnos de retirar el kit a tiempo para la carrera del otro día y alojarnos sin sobresaltos en Disney, o despedirnos de Miami de la forma que más nos gusta corriendo, y ver luego si llegábamos a ratificar nuestra presencia en la carrera. No hubo que pensarlo mucho. Manejamos por muchas calles, nos perdimos, salimos a Key Biscayne, y donde pudimos tiramos el auto. No sabíamos por dónde irían los pasos, pero al final hubo todo lo que puede entrar en 45 minutos, y un poco más. Puente sobre el mar, puerto de yates, caminito entre la vegetación, playa desierta, playa poblada, lo mejor que nos podíamos llevar de ahí. Y arriba del auto a manejar más de 4 horas hasta Orlando.

Llegamos bien al retiro de kits y nos sorprendimos con la exposición montada para la carrera, muchísima gente, todo organizado, todo grande, de todo mucho, daban ganas de correr, al menos para saber si la carrera también era así. Y la hora llegó, demasiado temprano y con demasiado frío, pero llegó. Con cero grados, la entrada en calor realmente buscó cumplir con su nombre, pero fue difícil, de cualquier forma las 6:15 llegaban y estábamos en línea de largada. Al menos yo, a Javier lo perdí al entrar a la manga. Había mucha gente, difícil de calcular, 4, 5, 6 mil. Jamás me imaginé una largada tan relajada con esa cantidad de gente, realmente no veía en la línea a nadie decidido a correr fuerte. Filmaban la largada, sacaban fotos, escribían en el celular, muchos disfrazados, mucho sobrepeso.

Y largamos, me acomodo en seguida adelante y veo a un solo corredor dispuesto a buscar la punta fuerte, me pego a él y espero que aparezca Javier en cualquier momento. Los minutos pasaban, todos los pasos quedaban atrás pero no escuchaba los de Javier acercase. Un kilómetro adentro, voy cómodo, no parece que vaya a ser un contrincante muy duro, pero Javier sigue sin aparecer. Me lleva unos minutos más entender que me está regalando la carrera.

Y no iba a despreciar el regalo. Ya en el kilómetro dos el otro corredor propone un cambio de ritmo y aprovecho para devolverle la atención. Me siento cómodo para soltarme y hago un buen tercer kilómetro dejándolo atrás. Ya queda la carrera para mí. Recorro el parque sólo, ni siquiera está ya la bicicleta que guía la carrera, se fue para atrás, pero todo está muy bien marcado, es imposible perderse, muchas curvas suaves, subidas bajadas, música a todo volumen, aparece el gran globo del Epcot center, gente animando todo el recorrido, el cartel de la tercer milla, falta poco, disfruto mucho, jamás pensé en ganarla, estaba Javier, los sueños llegaban hasta el segundo puesto. Me dejo llevar, literalmente superé los sueños, no fue mi carrera más rápida, ni la más difícil, pero la disfruto tan plenamente como si lo fuera. Es distinta, en cierto sentido única para mí, se escucha el público de la llegada, ¿quién se sienta en una grada a alentar a las 6:30 de la madrugada con 0°? No lo sé, pero hay mucha gente. Todo el placer de ganar una carrera en cada paso; no desperdicio nada, lo absorbo en cada metro, una mezcla de euforia, alegría, placer, relajación, orgullo. Llega el arco, llega la línea, llega la cinta, se corta y todo termina. Estoy feliz, como dijo el Indio; no lo soñé.

Por la tarde estamos enteros, la carrera no ha dejado secuelas, de hecho Javier ni transpiró. Así que aprovechamos para entrenar, él hace 5 de mil y yo un trote tranquilo como para sumar kilómetros. Disney ya se pone en plan entrenamiento. El sábado saldrá un doble turno tranquilo, con salida de compras en el medio. El domingo coordinamos para aprovechar el último día completo con un entrenamiento intenso, queremos usar la pista del ESPN wide world of sports complex para girar rápido. Pero nos olvidamos que es domingo y parece que hay gente que no entrena ese día. Perdemos tiempo, damos vueltas en vano, intentamos buscar otro pista afuera de Disney, pero nada aparece y parafraseando a Antonio Machado; hacemos camino al andar.

En un camino de pasto, cerrado al tránsito, que habíamos descubierto trotando el día anterior, marcamos nuestros propios parciales y construimos un gran lugar para entrenar. Totalmente protegidos por un enorme bosque, con una superficie de pasto bajo y veloz, sin ninguna interrupción, ni siquiera alguien que observe, él saca un tres mil y un dos mil y yo diez de seiscientos. Él termina apenas conforme, yo muy contento, me encontré algo más rápido de lo esperado, el entorno y la compañía motivó, la semana cerró perfecta. El broche lo puso Mariela Ortiz siendo la atleta más rápida de la Disney Princess Half Maraton, la FAM presente en el fin de semana deportivo de Disney.

Por la tarde vamos a un parque, no me acuerdo el nombre, el del castillo de las fotos. Por suerte a ninguno de los dos nos gusta y no lleva mucho tiempo dar una vuelta, sacar una foto y decir que no nos fuimos sin conocer ningún parque en la tierra donde los sueños se hacen realidad.

Lunes, quedan 12 horas en Orlando, a las 9 hay que salir de Disney para llegar con tiempo a devolver el auto y tomar el vuelo a New York. Y tocan 90 minutos. Una despedida larga, y con sueño. El sol ya asoma, se ven los últimos trabajos de jardinería para presentar el parque impecable como todos los días, y largo en solitario a soltar las piernas. El aire puro y el verde me envuelven, los minutos pasan rápidos, en poco tiempo aparece Javier. En compañía aún se disfruta más, volvemos a cruzar un par de veces nuestra verde pista, la mañana ya se presenta plena y el sol muestra su poder, la piel transpira y la ropa sobra, se siente la brisa suave sobre el cuerpo. Orlando está quedando atrás.

Decir que todo salió perfecto suena un poco aburrido, pero así fue; la carrera, los entrenamientos, el clima, las comodidades, la compañía. Javier realmente fue un gran compañero de viaje, coincidimos en gustos, horarios, entrenamientos. Todo está demasiado ordenado en Disney, así que nos vamos a New York a ver cómo nos arreglamos solos, sin tener el buffet a disposición, sin calor para correr, sin auto último modelo, sin saber bien que vamos a hacer.

La gran manzana, la ola de frío polar, la maratón más grande del mundo, el central park, mucho por correr, mucho por descubrir. Hacía allá van los pasos.

No te pierdas la mirada de Javier sobre este viaje, aquí su crónica.

view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.