Una carrera de 3.000 kilómetros

Una carrera de 3.000 kilómetros
junio 07 21:51 2014

Dentro de las pequeñas alegrías de la vida, una que disfruto mucho es atarme los cordones. Y así como en una soleada mañana, allá por noviembre del 2013, me ataba los cordones para salir a trotar junto con un amigo que me dio el atletismo, Javier Carriqueo; este pasado sábado siete de junio me ataba los cordones para entrar en calor antes de mi última carrera de la temporada. ¿Qué tienen en común esas dos ataduras con treinta semanas y 3.000 kilómetros en el medio? Fue el inicio de dos historias similares; una duró más de medio año, la otra menos de media hora, pero la cantidad de puntos en común fue sorprendente.

Entrar en calor tranquilo, reencontrándome con amigos de la pista, con tiempo y sin apuro, sobre el suave pasto del CeNARD fue un espejo de noviembre, con semanas suaves de vuelta a la actividad, sintiendo poco a poco como mi cuerpo se iba despertando.
Ganando los 8k Dole Team Race
Diciembre calentaba mí cara, me daba muchos días para correr con la piel al viento y disfrutar dorándome al sol, las sensaciones eran cada vez mejores y en mi debut en la temporada era el más rápido en recorrer 8k en Palermo con más de 30°; así también las piernas se mostraban sueltas sobre el tartán minutos antes largan los 5.000 metros el pasado sábado.
Corriendome por Cachi
1° vuelta en el 5.000
Ya un nuevo año me encontraba a miles de kilómetros de mi casa y a otros miles sobre el nivel del mar, los áridos caminos de Cachi me cargaban de energía, nuevos amigos como Pablo Ureta me mostraban de que se trata la montaña y viejos amigos como Ezequiel Morales me enseñaban de que se trata correr; de la misma forma giraba la primer vuelta en el ovalo del CeNARD, suelto y cómodo detrás del pelotón de punta, fue Nacho, mi hermano, quien me volvió a la realidad al cantarme la primer vuelta en 1’10” y entender que debía regular el ritmo para llegar entero al final de la carrera.
3.000m Pre ODESUR
Siendo alcanzado por Félix
La energía que acumulé en Cachi explotaba en febrero en Lobos, cerrando la mejor pretemporada de mi vida, me sentía en un gran momento y le ponía el broche de oro debutando en los 3.000 metros en el Torneo Pre ODESUR, casualmente largaba junto con quien había empezado la pretemporada, con la diferencia que Javier llegaría un poco más adelante ganando la carrera. Así también el impulso de la primer vuelta me dio la sensación de comodidad a medida que pasaba el primer kilómetro, y otro amigo del ovalo que siempre va por más, José Félix Sánchez, me pasaba en busca del pelotón del punta.
Ya en marzo el calor se iba despidiendo, los días acortando y poco a poco intentaba pasar esos largos kilómetros de la pretemporada a rápidos kilómetros en competencia. En General Rodríguez los 8k del Rotary Club de calle me mostraban fuerte y disfrutando rodeado de amigos, pero algunas semanas después los 5.000 metros de la FAM no salían como esperaba. Volviendo a la carrera, el segundo kilómetro también se empezaba a poner cuesta arriba, pero igualmente me encontré acompañado por un amigo al ser alcanzado por Eduardo Cardozo, que venía con la fuerza que lo caracteriza, tomando la delantera e imponiéndome un ritmo de carrera que a duras penas podía soportar.
Con Caro ganando la Dow
Campeonato Nacional de 10.000m
Abril mezclaba resfríos que no me abandonaban con buenos momentos, entre entrenamientos que no salían también hubo buenas sensaciones, principalmente en las competencias. Una vez más compartía con una amiga que me dio correr, junto a Caro Rossi disfrutábamos y ganábamos en la Dow Team Race y sobre el final del mes lograba mi mejor marca, en la carrera más importante, el Campeonato Nacional de 10.000 metros en Rosario. De igual forma por la mitad de la carrera se combinaban buenas y malas vueltas, algunas en la que me parecía imposible seguir los pasos de Eduardo y otras en la que pasaba delante de él para colaborar manteniendo el ritmo.
Campeón Metropolitano
Yendo a buscar en el 5.000
Pero el frío de Mayo gastaba mis últimas energías, luego de un 5.000 donde parecía tocar fondo, reunía lo poco que quedaba y sacaba lo mejor de mí para llegar con todo a la otra gran cita del semestre, el Campeonato Metropolitano de 10.000, sin duda el mes fue una tormenta, pero al final brilló el sol. Cuando Eduardo empezó a disminuir su ritmo también parecía que ya no tenía más con quien luchar, pero pude reacomodarme y mirar hacia adelante, clavando mis ojos en la nuca de Alexis Pensa que venía tercero, y poco a poco acercarme a su espalda, ya faltando escasos metros para la vuelta final logro conectarlo y siento que nuevamente la tormenta pasó, me quedó detrás de él mientras escuchamos la campana, que nos recuerda que solo 400 metros nos separan de la llegada.
En junio los caminos se juntan, el final del semestre es el final de la carrera, en poco más de un minuto ya todo terminará. Siento los cambios de ritmo que me marca Alexis pero la imagen del final me da fuerzas para seguir firme, ya todo termina, solo queda el último esfuerzo, la última recta, la última carrera. Entramos a la curva final y me preparo para lanzarme, me voy abriendo y al visualizar la llegada me arrojo corriendo hacía la línea, lo paso, siento que se va quedando, busco sabiendo que peleamos por la última vacante en el podio. Pero faltando menos de 40 metros me sorprende la velocidad con la que se aparece sobre mi derecha, va suelto y firme mirando al frente y a pesar de que intento responder al ataque, llego a la meta 61 centésimas por detrás de Alexis.
…aunque algún día el reloj se pare…
Los números marcan que objetivo planteado a principio del ciclo no se cumplió, mi marca en los 10.000 sigue arriba de los 32 minutos, al igual que en esta carrera la meta de correr en 15’25” tampoco se logró, me tomó 15’28” dar las 12 vueltas y media. Pero los números son solo excusas para buscar algo mas y no reflejan que la felicidad si se dejó ver innumerable veces. Reí, disfruté, compartí, saboree, me divertí, mejoré, aprendí, exploré, gocé, sonreí, me emocioné, recibí, descubrí, di, valoré, amé y fui feliz. Nada de eso figura en las marcas, pero si marcaron mi alma. Los números seguirán ahí, serán la excusa para buscar más en el próximo semestre, pero aunque algún día el reloj se pare lo que sentí me muestra que el tiempo corrido no fue en vano.
view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.