Un año mágico

Un año mágico
noviembre 23 01:20 2014

Disney desplegaba su magia sobre el asfalto de Puerto Madero y yo daba las últimas zancadas de un año mágico. La misma incertidumbre que hay en cualquier línea de largada me acompañaba en mis primeros pasos por Cachi, donde fui a buscar que podía hacer la falta de oxigeno en mi cuerpo.

 

De la misma forma que el pelotón me impuso su ritmo, las montañas cacheñas me marcaron el cuerpo. Un inicio duro pero que me fue formando para lo que vendría, el organismo tenía que acostumbrarse sobre la marcha y aún había mucho por recorrer.

Ya llegando al primer kilómetro, empezó a aparecer la velocidad, las piernas se quería poner ligeras. Eran finales de febrero y yo debutaba en los 3.000 metros sintiendo pasar rápido el tartán bajo mis clavos.

Pero, a poco de empezar, las sensaciones no eran las esperadas, no respondía tan bien como quería. Lo mismo pasaba sobre las calles de General Rodríguez para los 8k Maratón Rotary a principios de marzo, sentía que se podía ir mejor pero no lo lograba.

Buscaba encontrar sensaciones positivas por cualquier lado, hubo buenos momentos, incluso disfrutando el transcurso de la carrera en un pelotón con grandes amigos como Javier Carriqueo y Félix Sánchez. Este último fu el mismo que me ganó por centésimas en 5.000 metros a finales de marzo en el CeNARD.

Pero lo importante estaba aún por llegar, el momento en que se empieza a ver realmente como está cada uno en el pelotón de punta. Era como al arribar a Rosario, ya por finales de abril, a mi primer Campeonato Nacional de 10.000 metros, a medirme con los mejores del país.

Y cuando por la mitad de los 7k el pelotón me probó, quedó claro que no era mi mejor momento, poco a poco vi como se alejaban Javier Carriqueo, Félix Sánchez, Lucas Negro y Eusebio Moyano, mis ansias de podio se evaporaban en el calor del asfalto porteño. Así, también Moyano se me alejaba, a principio de mayo, en unos nuevos 5.000 metros, donde muy lejos de lo esperado, giraba por el ovalo del CeNARD en una tormenta interior.

 A pesar de la distancia, pude acomodar el ritmo y notar que ya no me abrían, que aún había alguna esperanza. El Campeonato Metropolitano, a mitad de año, también me devolvió las ilusiones, principalmente al coronarme bicampeón de 10.000 metros pero también al arañar el podio perdiendo el tercer puesto sobre la recta final en los 5.000 metros.

Pero el cansancio del año pudo más que cualquier voluntad y de a poco volvió a alejarse la punta, quedando a la deriva, había llegado el momento de tocar fondo, de mirar la cara de la derrota. La misma que vi en una lluviosa mañana carioca al quedar, también, afuera del podio de los 6k de la Maratona do Río. Ambos, fueron momentos bisagra.

En la carrera de Disney porque empecé a valorar otras cosas, a disfrutar correr más allá del resultado, a sentir que a pesar del cansancio podía seguir marchando a buen ritmo. En el año porque, a partir de allí, reenfoqué las prioridades principalmente, mejoré mucho mi peso, llegando abajar ocho kilos desde Río a la carrera más importante del semestre. Sin duda, de allí en adelante todo sería mejor.

Recorrer los últimos kilómetros a la par de los corredores de 3k, recibir el aliento de la gente, vivenciar los últimos minutos en competencia de un gran 2014 fueron oleadas de alegría que iban recuperando mi cuerpo. Ya a mitad de agosto, participar en el Campeonato Metropolitano de Cross y subir a un podio de grandes atletas, también, me mostró que se podía encauzar por el camino correcto. Lo que, al poco tiempo, se confirmó ganando los 8k de Makro en Vicente Lopez; ahora sí, podía enfrentar el final de mejor forma.

Últimas calles y cada paso en carrera lo vivo más plenamente, ya solo corriendo por placer. Así llega la temporada de pista de primavera, fue una seguidilla de 3.000 en 8’44”, 5.000 en 15’09”, para terminar en la Copa Nacional de Clubes con 10.000 metros en 31’34” que viví y disfruté por completo, coronando la experiencia con podios en las tres carreras y la sensación de que todo era perfecto, pero que también se podía buscar mucho más.

Se ve el arco rodeado de una multitud de gente, distingo a mi hermano y a mi prima entre la muchedumbre, ya no importa nada, todo salió bien más allá del resultado, de la misma forma que, aunque los 8k de Philips y los 10.000 del CeNARD, en noviembre, no salieron exactos como los deseaba, todo cerraba un gran ciclo. Sin exagerar, fue un año mágico.

Año 2011, versión calabaza

La misma magia que revive a una bella durmiente o convierte una calabaza en carroza, transformó, en tan solo cuatro años, a un paciente de 85 kilos, que obligado por su nutricionista empieza a correr dos veces por semana, en un atleta que disfruta todas las horas del día del correr. 

Año 2014, versión carroza

Todas las horas porque no es sólo el entrenamiento (sin duda de lo mejor del día), sino también el escribir sobre correr, ya sea para el blog, para la columna en La Palabra, o para RunFitners; descubrir nuevas personas casi a diario con quienes compartir esta pasión; los viajes a nuevos lugares para competir o entrenar; el sentirse mimado en cada carrera de calle; el sentirse como en casa en la pista del CeNARD; sorprenderse en noches de insomnio cuando me duermo más fácil si imagino vueltas en esa pista; saberme plenamente el protagonista de mi historia. Esencialmente corro porque me gusta, pero ahora también para que la magia no se acabe, para que la calabaza siga siendo carroza.

view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

2 Comments

  1. juan jorge rodriguez
    marzo 19, 16:36 #1 juan jorge rodriguez

    sin duda impresionante muy emotivo practicamente sin palabras , tu sinceridad y simpleza al describir cada momento es el detalle de todo lo que pasaste, soy corredor practicamente nuevo, solo 7 meses, y siento que encontre mi lugar en el mundo quizas tarde a los 36 años, pero nunca es tarde para disfrutar de lo que a cada uno le hace bien creo que para eso es la vida para disfrutarla y esta es parte de tu vida el ser atleta.

    Reply to this comment
    • Ezequiel Brahim
      marzo 19, 18:23 Ezequiel Brahim Author

      Muchas gracias Juan, como vos bien decís nunca es tarde. Yo también empecé a los 26, siempre se puede empezar un poco antes, pero todo llega cuando tiene que llegar. La buena noticia es que hay muchísimos más años por delante que por detrás para disfrutar de esta pasión. Te mando un gran abrazo y te deseo el mayor disfrute posible!

      Reply to this comment

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.