Dow Team Race 2014

Dow Team Race 2014
abril 06 21:08 2014
“Por casualidad tenés ganas de correr…” Así empezó mi historia en esta carrera hace menos de dos semanas. No estaba en los planes recorrer las calles de Capital por varios meses pero la invitación por chat de Carolina Rossi comenzó de la mejor manera, casi siempre se da la casualidad de que tengo ganas de correr.
Luego solo faltaba la confirmación de mi entrenador, Ezequiel Morales, para evaluar si esas ganas estaban alineadas con mi objetivo del semestre de bajar los 32 minutos en los 10.000 metros. Teniendo en cuenta que dos semanas después estaría en Rosario en el Campeonato Nacional de 10.000 metros la respuesta no era tan sencilla. Así que con Morales llegamos a un acuerdo que conformaría a todos; daría rienda suelta a mis ganas de correr, pero no tan sueltas, el ritmo iba a ser 3’20”/km. Eso no me desgastaría en vistas al Nacional pero colaboraría para buscar un buen puesto con mi compañera.
De allí en adelante se sucedieron las buenas noticias, el Nacional se atrasaba una semana lo cual me daba más tiempo, la semana previa retomé las buenas sensaciones en los entrenamientos que me había sacado una gripe, todo se iba alineando para disfrutar plenamente ese domingo. El sábado llegué a Capital con tiempo para estar fresco el domingo a la mañana, pero a alguien le gustó mucho el estéreo de mi auto así que luego de probar lo frágil que es el vidrio se llevó y de paso el bolso donde tenía toda la indumentaria para competir al otro día. Así que la noche del sábado me encontró pidiendo ropa prestada ya que no me animaba a emular al gran Abebe Bikila y correr descalzo por el asfalto de Palermo. 
Las zapas que se fueron con el estero
Otra vez el atletismo vino a ayudarme y un amigo de las pista, Cristian Urtasún, me facilitó las zapatillas y el pantalón; la remera y el reloj quedaron a cargo de Caro.
Ya con las armas recuperadas me acerqué temprano al parque San Benito donde un cielo gris y húmedo cubría una fiesta que ya se empezaba a despertar. Rápidamente se iba poblando de runners dispuestos a desafiar cualquier pronóstico meteorológico pesimista y a correr los 10,5 kilómetros ya sean solos, en duplas o en cuartetos. Mucha gente ya conocida, saludos, charlas, hicieron que el tiempo que sobraba al principio, al final alcanzara justo para entrar el calor. 
La calma que antecede…
Ya estaba todo listo, en poco minutos la función iba a comenzar oficialmente, todos los actores estaban en sus puestos, disfruté mucho esa previa a la largada, sentí que sólo tenía que salir a hacer lo que me gusta y no desperdiciar ningún momento para ser feliz. Se acaban los últimos segundos, la tensión se siente en el aire, los músculos se contraen anticipándose, la respiración y el tiempo se detiene un instante… y explota la mañana. Por la ancha avenida salimos proyectados hacia el corazón de Palermo.
…a la tormenta








Por detrás de Imanol viendo
como se aleja
A los pocos pasos lo veo a mi izquierda a Imanol Cruz, que no contento con haber corrido 21km el fin de semana anterior en su España natal, estaba nuevamente calentando el asfalto ahora del otro lado del charco. Me ubico cómodamente detrás de él a la espera de que ver que intenciones tenía, pero cuando ya bien pasado el primer kilómetro sigue a ritmo de 3’15”/km decido que lo mejor es que cada cual pasee a su agrado, así que lentamente lo veo adelantarse mientras yo me quedo placenteramente a mi velocidad crucero. 
Disfrutando del regreso
Por suerte no decide irse tanto y nunca lo pierdo de vista, sin nadie muy cerca por detrás me entretengo mirándolo y disfrutando del ánimo de los otros corredores que me cruzo en los retomes. Varios me alientan a que lo alcance, quizás de tanto escucharlos y viendo que yo no iba a hacer mucho, Imanol afloja un poco y de a lentamente nos acercamos, para estar juntos a la par algo después del kilómetro nueve.
Me da la sensación que está un poco cansado así que intento unos cambios de ritmo suave para ver qué pasa, no quiero que se transforme en un carrera feroz pero con probar un poco no pierdo nada, pero sigue a la par mío, incluso cuando ya a menos de un kilómetro muevo un poco más el ritmo no se decide a quedarse. Me doy cuenta que la definición va a estar en el sprint final, lo cual no me disgusta, por un lado porque me tengo fé para el remate y por otro más allá de quien gane es un buen espectáculo para todos. 
Casi pero no
Al final salgo a buscar definitivamente faltando unos doscientos metros pero Imanol no me da ni lugar a discutir, que estaba cansado solo fue una sensación mía, sale decidido a ganar la carrera y yo  disfruto los metros finales, la función cerró con suspenso y ya solo queda arribar siendo el mejor de los que no ganaron.
Esa hermosa sensación de la banda contra el estomago

Ahora a esperar por la otra mitad del equipo, Caro iba a salir a correr al límite y su aporte era más importante que el mío ya que el tiempo en las mujeres es mayor y por lo tanto cualquier variación influye más en el total. Pero la compañera no defraudo y en seguida vi la remera de Fila saliendo de los lagos de Palermo. Mezclada entre los hombres, era de las primeras mujeres en acercarse a la meta. La vi pasar con ritmo firme y sentí que íbamos a ganar. Pero la confirmación se hizo esperar. Debían primero cruzar la meta todos los participantes, o al menos todos lo que quisieran, seguramente alguno a mitad de camino decidió que era una locura salir corriendo frenéticamente de un lugar para dar una vuelta y llegar al mismo sitio y prefirió terminar en su auto y en el volverse a su casa a disfrutar el domingo en una forma más racional.

Una vez iniciada la premiación el suspenso seguía ya que antes subieron los individuales, los cuartetos, las duplas masculinas… incluso llegamos a pensar que se habían salteado a las duplas mixtas. Pero al final llegó el turno y se anunció como ganador al equipo ¡FILA-Pegaso Patagonia!
El triunfo hecho felicidad

La mañana culminaba perfecta, habíamos ganado, lo cual me ponía muy contento principalmente por mi compañera, sabía que estaba ilusionada con ese triunfo y me gustó devolver de esa forma la confianza que había depositado en mí al invitarme. Realmente fue un halago que me haya elegido para acompañarla y nuestro objetivo claramente era ganar, no me hubiese gustado quedarnos a mitad de camino.

A nivel personal también encontré lo que fui a buscar, había corrido parejo y controlado y principalmente había disfrutado a pleno cada paso. Luego de un par de semanas en que las cosas no salían y que solo había encontrado buenas sensaciones a finales de la semana, en este domingo terminé de recargar las pilas desde lo anímico. A pesar de que me encanta planificar todo el semestre incluso antes de empezarlo y que todo vaya saliendo según lo pensado, algo inimaginable hace un par de semanas termino siendo una vivencia estupenda. 
Otro de los tantos regalos que me da el atletismo, y con un guiño de ojo me susurra al oído que este es un buen camino, que las ganas de correr no se equivocan. 
  Categories:
view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.