Dole Team Race 2014

Dole Team Race 2014
diciembre 16 20:04 2013

Diez. Suena el despertador a las 7:00 am, si bien estaba esperando la carrera, levantarse siempre es difícil, pero he aprendido que, mientras antes llego a la largada, más relajado y cómodo me siento.

Nueve. Una buena lavada de cara, un par de duraznos, una banana y, como desde anoche, mucha agua, preparando los 32° de térmica que anuncian a esa hora sobre el asfalto de Palermo.

Ocho… en punto estaba al lado del arco de largada, con una hora justa antes de largar, ya el calor se hacía dueño de la mañana.

Siete. Me encuentro con amigos de Lobos y luego con los compañeros de mi equipo. Formado por ocho corredores, sólo los seis primeros en cruzar la meta sumaríamos puntos.

Seis. Suavemente inicio los ejercicios de movilidad, luego unos trotes relajados. Ya en las rectas progresivas, las sensaciones son buenas, a pesar del calor.

Cinco. Nos aproximamos a la manga de largada, ese momento en que ya todo lo físico se preparó y solo falta dejar lista la cabeza para competir.

Cuatro. Busco mi posición adelante y en el medio, para poder estar cerca de quien busque la punta. Dado el clima, la idea era salir conservador y observar quien quiere tomar la iniciativa.

Tres. Último saludo a los compañeros de equipo y conocidos y me vuelco en mí mismo.

Dos. Busco relajación, contener el aire y que eso no permita que caigan tanto las pulsaciones.

Uno. Ahora solo miro el final de la recta y trasmito a mi cuerpo la confianza que retroalimente mi interior.

Cero. Una explosión de piernas y todo comienza…

Sergio Palma sale disparado por la ancha Av. Figueroa Alcorta desde el inicio y una fila en la que me acomodo cuarto lo sigue a cierta distancia. Antes del primer kilómetro, cuando los aplausos y los gritos ya quedaron atrás y los ánimos se calman, veo que mi compañero de equipo, Fernando Rocer, viene ganando posiciones y lo espero para ir con él. Durante la vuelta al Rosedal, Fer hace el trabajo y antes del segundo kilómetro le damos alcance, bordeamos el óvalo formando un pelotón de tres en el cual ellos deciden correr a la par y a mí me parece lo más sensato quedarme al resguardo de ambos. El asfalto de los lagos de Palermo de desliza caliente bajo nuestras suelas y me voy sintiendo cada vez más cómodo, empiezo a planear el desenlace y calculo que, si Fernando puede hacer un cambio de ritmo, estoy en condiciones de llevarlo para que se desprenda de Palma. Pero al retomar por la Figueroa Alcorta, con las instalaciones de Aguas Argentinas a nuestra izquierda y menos de tres kilómetros hasta el arco, Fer empieza a sentir el ritmo y el calor, lo cual no pasa desapercibido para Palma. Intento ponerme en el medio para que no se desconecte pero al final es relegado y llegamos al último kilómetro solos con Sergio. Me tengo fe para un sprint final, así que demoro el ataque; se empieza a arma un clima en el cual ambos sabemos que algo va a pasar, la única duda es cuando. La anteúltima curva es hacía la izquierda, lo dejo a mi derecha para tomar el menor radio y me lanzo decidido, buscando soltar totalmente el paso. 

Él se da cuenta inmediatamente de en qué condiciones estaba cada uno y con enorme caballerosidad me felicita por la carrera y me alienta a buscar el triunfo. Busco confiado la última curva sabiendo que la visión del arco me empujará a cruzar la línea. Disfruto a pleno esos escasos segundos y mis manos se aferran felices a la cinta de llegada. 

Me quedó a saludar a mis dos compañeros de batalla y luego me aboco de lleno a recuperarme del desgaste con agua, hielo y mucha fruta. La organización durante toda la carrera fue excelente al igual que en la primera edición, no faltó absolutamente nada, todo el líquido y alimento que necesitase, un sector en el que te asistían con la elongación y luego te controlaban la presión, mucha sombra y lugares de relax, sumado a un trote tranquilo hicieron que a la noche pudiera disfrutar plenamente de la fiesta de premiación.

Todo el “Dole Pro Team”

Aunque pareciera difícil se superó lo ofrecido a la noche en la primera edición, en el hermoso salón del Club Gimnasia y Esgrima no faltó nada, un catering excelente, una ambientación glamorosa, muy buena locución y la mejor música, eran los condimentos necesarios para que la buena onda de todos los runners creasen una noche mágica. Realmente fue muy gratificante, ver la enorme alegría que mostraban los corredores al recibir sus premios, ya que muchos habían logrado en equipo un trofeo que muy difícilmente lograrían solos, materializaban así el espíritu de grupo que tan intensamente se vive en el running, pero que se olvida a la hora de la premiación. Yo no quedé exento de ello, realmente disfruté mas retener el título como el equipo más rápido, que mi resultado individual, sabía que todos habíamos puesto lo mejor y nos exaltaba a buscar ser aún más competitivos en la edición 2014.

Un párrafo aparte merece la organización de la carrera. En unos tiempos en los que mucha veces se cuida poco al atleta prevaleciendo el negocio, la Dole Team Race apuesta totalmente al corredor. Marco un detalle que no es menor pero que sirve como muestra de todo lo que se vivió durante todo el domingo; la remera que entregan con el kit es la de mejor calidad que he visto en cualquier carrera de calle a lo largo del país, me consta que el costo (al ser de elastano y no de poliéster) es casi el triple que el del común de las remeras que se entregan en las otras carreras, y vale recalcar que esto no se ve en las fotos, no se cobra extra, ni siquiera se anuncia en la promoción del evento, solo lo siente el atleta al ponerla sobre su piel. De esa misma forma se pensaron todos los detalles, con una generosidad en la que nada faltó y todo fue puesto al servicio de vivir una verdadera fiesta del running. Desde las primeras horas de la mañana hasta tarde en la noche en plena fiesta. No es ninguna casualidad que sea la única carrera de calle que corrí este año en Capital Federal.

  Article "tagged" as:
  Categories:
view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.