Crónicas cariocas V

Crónicas cariocas V
julio 29 02:25 2014
Hoy corrí la carrera de ayer varias veces, eso pasa siempre luego de un linda competencia, queda dando vueltas en la cabeza, que podría haber sido, que no. En frío salen algunas reflexiones, quizás la más importante es que debo haber sido el más gordo de los 30 primeros ayer, así que o me sumo a la lucha por los derechos del obeso o si quiero seguir mejorando hay que pulir bastante la dieta, no tanto en calidad como en cantidad, aunque muchas veces van de la mano. También rescato que más allá de la bronca de no conseguir lo que fui a buscar igual lo disfruté y me carga de energía para volver el año que viene a intentarlo nuevamente. Y la rueda sigue girando.
Pero también ya es parte del pasado y hoy es otro día, hay que volver a ponerse a ritmo y aprovechar los días para entrenar bien acá, a la mañana salió un regenerativo en el que me hallé bien suelto, disfrutando de la playa, sin dolores y sintiéndome ágil. Con una muy buena siesta de por medio a la tarde estaba listo para las cuestas que tocaban de segundo turno. Acá las cuestas realmente cuestan; ya cuestan verlas por los empinadas, luego cuesta subirlas, cuesta levantar los pies para que sea corriendo y no caminando y cuesta bajarlas porque si te soltás mucho podes ir a parar al piso y ahí va a costar mucho volver caminando a casa. A eso le sumamos que salí con mi entrenador y él también tenía ganas de correr, por lo que las cuestas costaron más todavía, pero también se disfrutaron más, obviamente me gusta correr con un acompañante que me exija parejo y más si es un amigo. Fue un muy buen inicio de semana, vienen muy lindos entrenamientos y quisiera aprovechar todos de esa manera.
Niterói, la ciudad donde me estoy quedando tiene un par de particularidades interesantes, es la única en Brasil fundada por un indígena, durante el periodo en que el estado de Río de Janeiro fue divido en dos (Río de Janeiro y Guanabara), Niterói fui la capital del estado de Río de Janeiro allá por el siglo XIX. Hoy es una ciudad de medio millón de habitantes, tranquila, volcada sobre la playa, sin mucho ruido y con alma de ciudad chica. Estupenda para entrenar, por lo menos corriendo, en bicicleta se complica un poco por el tráfico. Su emblema es el edificio del Museo de Arte Contemporaneo (MAC), diseñado por el gran arquitecto brasilero del movimiento moderno, Oscar Niemeyer, sin duda es hermoso tanto de día como de noche. No es una ciudad turística, con Río al lado el público se dirige allí, eso le da una paz que los habitantes aprovechan.
Mis días acá son igual de tranquilos, con el entrenamiento como eje de la actividad, disfruto conviviendo con los Morales y salir a correr con este benévolo clima se hace muy fácil. Todo fluye y como suele decirse a veces, hay que relajarse y gozar.
  Article "tagged" as:
  Categories:
view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.