Crónicas Cacheñas VI

Crónicas Cacheñas VI
enero 09 02:45 2014
El corazón de Cachi recibiendo la noche
Dormí en un hotel de mil estrellas, o por lo menos de muchas. La pieza me venía sofocando así que el colchón que desde el piso me cobija se traslado de las piedras del dormitorio al pasto del jardín, el clima era perfecto y la compañía también, Jesi se acurrucó a mi lado y casi dormimos toda la noche juntos, si no fuese porque un sapo se animó surgir tras las margaritas; no se pudo resistir y se fue a mostrarle quien es al dueña de la casa. Recordando las noches de campamento el sueño fue placido y continuo, lamentablemente el sol se despierta antes que yo y me invitó cortésmente a levantarme o transpirarme.
Después de un dulce desayuno nos fuimos con Pablo a marearnos en el ovalo naranja, diez veces un kilómetro teníamos que recorrer en un tiempo de 3’40”, ni un segundo mas ni un segundo menos, mientras que el descanso cada dos vueltas y medias lo decidía el corazón, no por romántico sino por frecuencia, cuando llegaba a 120 por minuto salimos a girar nuevamente. El sol ya estaba alto y se sentaba sobre nuestros hombros, pero una brisa suave se apiadaba de nosotros y nos refrescaba. Luego de las 25 vueltas las sensaciones fueron excelentes, podía seguir dando unas cuantas mas y las pausas promediaban los 55”, mucha mejor sensación que en las pasadas del tercer día. Parece que el cuerpo va entendiendo que hay que arreglárselas con el oxígeno que hay y no buscar mucho más. Sin duda girar con Pablo también ayudó a la cabeza a ir distraída y olvidarse un poco de cansarse.
Jesi elongando conmigo después de la segunda sesión
Poco después del mediodía fui a conocer la pileta en la que entrenan mis compañeros. Está pegada a la pista de atletismo, dentro del camping municipal, tiene 25 metros y una cubierta transparente retraible que encontramos abierta al llegar pero cerraron al caer una fugaz y tenue lluvia. Para entrar por primera vez se necesita aprobar la revisación médica, pero era entendible que a la hora de la siesta la enfermera no estuviese, por lo que acordamos hacerla al salir del agua y hacerme responsable de cuantos contagios provocase. Luego de refrescarme un poco y que Pablo nadara unos 3.000m cumplí con lo prometido; además de ver si había algún tipo de flora entre los dedos de mis pies buscaron entre los cabellos de mi nuca lo cual me generó varios interrogantes. ¿Siguen existiendo los piojos? Y no me refiero a la antigua banda de Ciro. ¿Habrán corrido ya la misma suerte de los dinosaurios? ¿O alguna entidad caritativa vela por mantener la especie viva? En fin, con esta y varias dudas mas volví caminando meditabundo a la casa.
Una de las siestas más profundas de las que tengo recuerdo fue el postre del tardío almuerzo y luego partimos a la pista de avión, nuevamente con Pablo, para regenerar durante 50 minutos. Nos sorprendió por primera vez la alta presencia policial en esa cinta de asfalto perdida en la montaña, como también me había sorprendido su existencia teniendo en cuenta que no la usan los vuelos comerciales. Sea como sea está allí y es uno de los pocos lugares donde podemos correr casi en plano, así que bienvenida sea aunque, como tantas veces, nunca sepamos el por qué ni el para qué.
Enero avanza y Cachi ya se transformo en una ciudad turística hecha y derecha, caras nuevas vienen y se van embebidas de paz, montañas y cordialidad. Otras caras nuevas también aparecen que su estadía no se supone tan efímera, cada vez mas atletas aparecen por los circuitos, sobre el tartán o escalando con las rodillas altas alguna cuesta. Ya nos vamos sintiendo un poco cacheños, la asombrosa capacidad de adaptación de los humanos no es una excepción en nosotros y a veces nos olvidamos que no nacimos acá y solo es un momento más una suma de instantes que llamamos vida.

  Categories:
view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.