Cachi: Pelea y reconciliación. Segunda crónica

Cachi: Pelea y reconciliación. Segunda crónica
enero 18 18:48 2015

Dicen que, lo mejor de las peleas, son las reconciliaciones; corriendo no es la excepción. No hay nada mejor que un buen entrenamiento, para volver a reconciliarse con el deporte.

Todo empezó hace unos días, después de la excelente sensación que me había dejado el circuito de Cachi adentro, seguí con un doble turno regenerativo y trabajos técnicos. Al siguiente día, diez pasadas de 800, me hicieron sentir muy bien en la pista, cada vez más cómodo a 2.300 msnm y con ganas de buscar más. Incluso tuve otro día de doble salida tranquila, compartiendo con el Colo Mastromarino y Matías Schiel, fuimos ondulando por el camino a Payogasta. Todo venía tranquilo, quizás demasiado.

La pista de aviones, el año pasado junto a Ezequiel Morales

El martes tocaban 70 minutos a menos de 155 pulsaciones, un entrenamiento que ya había hecho el año pasado, una nueva oportunidad de medirme contra el Ezequiel de treinta años, estaría bueno ver que podía hacer a los treinta y uno. Si bien no es el ideal, el mejor lugar para hacer ese entrenamiento en Cachi es la pista de aterrizaje de aviones, un falso llano que aunque tiene una pendiente marcada, al menos nos libera de las ondulaciones constantes y nos permite un ritmo más regular. Con una longitud de casi una milla, el imponente contorno montañoso nos libera, en parte, de la monotonía de ir y venir por una recta asfaltada. El escenario y el desafío estaba planteado, otra vez, sólo faltaba salir a correr. Pero como no todo es correr en la vida, abro un paréntesis para contar la noche previa.

Había empezado como una noche más, ya temprano me encontraba en Del Sol para navegar un poco en la red y degustar, en soledad, la exquisita ensalada de la casa. Nada parecía anticipar lo que me encontraría. Como tantas veces llegó el Quitu para acompañar su voz con la guitarra, fueron un par de temas para entrar en calor, y luego esperar que llegara algo más de gente al local. Pero la noche estaba tranquila y yo era el único que ocupaba una mesa adentro. Todo el movimiento se resumía a alguna moza que salía, cada tanto, a atender las mesas de la calle. Hasta que entró un chico del lugar, de unos veinte años, y le pidió permiso al Quitu para usar la guitarra. Con una mezcla de timidez y pasión, empezó a soltar algunas canciones norteñas al aire. Como traídos por los acordes, aparecieron dos chicas y otro chico de la misma edad, vestidos con ropas folklóricas de la región. Al siguiente tema, ya los tres bailarines se mezclaban con la guitarra y la voz. Arrinconado en mi mesa me fui olvidando, primero de la notebook, luego del celular, de la cena y por último de la mesa misma. Fui atraído, como encantado, por la pasión que emanaban al expresar su arte. Las miradas al bailar, la sonrisa con lo que la hacían, la pasión en la voz acompañada por la guitarra, de golpe me encontraba como único espectador de un expresión totalmente espontanea y natural, por el simple hecho de disfrutar lo que llevaban en la sangre.

Intenté sacar algunas fotos, filmar algo, como para registrar, sino el momento, alguna imagen que me recordara la emoción. Pero no pude hacer mucho, cualquier distracción me molestaba, y sólo quería contemplar la oportunidad que se me regalaba. Fueron muchos temas, perdí la cuenta, pero no olvidaré nunca, la profunda sensación de encontrar una expresión artística tan pura y espontanea, realizada con intensa pasión. Luego la noche siguió, más gente llegó, se sumaron a mi mesa amigos del lugar y el tiempo retomo su andar normal. Pero la ventana que, por un tiempo, se había abierto a lo cotidiano, me había dejado marcado para siempre.

La noche terminó, y el día la desplazó del cielo, la mañana se me pasó recuperando el sueño de la noche anterior y, ya sobre el mediodía, aterricé en la pista de aviones para carretear durante 70 minutos y, de paso, medirme con mi pasado. A priori era un entrenamiento fácil, sólo había que llevar el corazón a ciertos latidos por poco más de una hora, sin tiempos para cumplir, sin ritmos que mantener. Pero la realidad demostraría lo contrario.

A los pocos metros noté que el avión no estaba en condiciones, supuse que quizás había que entrar un poco más en calor los motores, que, con algo más de rodaje, se podría llegar a tomar un poco de vuelo. Pero los kilómetros pasaban, y yo seguía pegado al piso, costaba levantar las pulsaciones, pero también, el ritmo de corrida. Si empujaba mucho, sentía que entraba en una zona en la cual, no podría estar por mucho tiempo, si aflojaba un poco, me caía en pulso. El cuerpo iba duro y, ni la subida, ni la bajada lo aflojaba. Ya por el ecuador del entrenamiento me fui resignando a que no era el día, y sólo busqué mantener la actitud, clavar la vista en el horizonte y correr atrás de ese punto al que nunca se llega. De una forma u otra, los setenta minutos llegaron a su fin, y al menos la alegría de completar otro entrenamiento más, me acompañó para no estar solo, con la amargura de no llegar a donde quería.

Ya frente a la notebook, revisando el año anterior, el impacto fue mayor, lo que hace doce meses había hecho a 3’53”/km, ahora daba un triste 4’04”/km. Mismas pulsaciones, casi 5.000 km de entrenamiento más encima, 11 segundo por kilómetro más lento, algo no cerraba. Buscando motivos con mi entrenador, Morales le apuntó al peso. ¿En cuánto estábamos? Es verdad, el descenso de peso había sido parte del éxito, en el cierre del 2014, pero ahora, quizás, habíamos perdido un poco el equilibrio. Le preguntamos a la balanza y nos contó que, no había diferencia, entre el que fui a los 16 años y ahora, 62 kg, quizás era poco volumen para llevar combustible. Otra vez, había una sola forma de saberlo (aunque ahora era más sabrosa), sería cuestión de comer más y ver qué pasaba.

Otra vez, un día de por medio para recuperar energías, pasó con un doble turno tranquilo, multisaltos y algunas rectas. Ahora sí, al día siguiente, vuelta a la pista. La mejor forma de ver, si lo que faltaba eran hidratos de carbono en el cuerpo, era en el ovalo. Siete pasadas de mil doscientos metros, no eran a un gran ritmo, pero el pasado pesaba y estaba ansioso de ver como lo resolvía. A correr y sacarse las dudas. Desde la primera me di cuenta que iba bien, que el ritmo iba a salir seguro hasta el final. Ahora quedaba saber la otra parte, a que costo sería. Fui controlando las pulsaciones en cada pausa, y fue una grata sorpresa, ver como descendían rápidamente antes de volver a largar. Así hasta el final, corriendo siempre controlado, dominando el entrenamiento. Terminé feliz, volví a ser yo, me había reconciliado con el atletismo.

“…el hermoso pueblo que siempre fue.”

Todo se alineaba nuevamente, Cachi me parecía otra vez el hermoso pueblo que siempre fue, el viaje retomaba su curso, ya había pasado el noveno día de entrenamiento, y con sólo ocho por delante estábamos en la cima de la montaña rusa, era el momento de lanzarse a gastar los últimos cartuchos, a vivir la adrenalina de la bajada. Quedan por delante tres fondos largos y tres sesiones de pista. ¿Cómo se escribirán esas crónicas? ¿Qué anécdotas dejarán bajo este sol cacheño? Como tantas veces, lo descubriré corriendo.

¿Querés saber como empezó esta historia?Enterate acá:
La primera parte de mi estadía en Cachi
¿Querés saber como termina? Enterate acá:
La tercera y última parte de mi estadía en Cachi

                                                                                                                                                                               

view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.