Cachi: Montaña rusa de emociones. Tercera crónica

Cachi: Montaña rusa de emociones. Tercera crónica
enero 22 22:45 2015

Me encontraba en la mitad de la estadía en Cachi, ya había escalado hasta la cima, ahora quedaba el descenso. Pero nadie dijo que bajar fuese más fácil que subir. Como el descenso de una montaña rusa, estaría lleno de curvas y contracurvas, depresiones y ascensos abruptos, rectas plenas de velocidad y desaceleraciones sorpresivas. Los invito a zambullirse conmigo, en esta montaña rusa de emociones, que fueron mis últimos días en Cachi.

Después de la excelente jornada que había tenido en la pista, reconciliándome con el deporte, vendría un típico día de regeneración. Un doble turno de trotes suaves, para acondicionar el cuerpo, en busca de más velocidad. Al día siguiente, tocaba un interesante entrenamiento, doce pasadas de cuatrocientos, con pausas largas, buscando una buena recuperación y atacar nuevamente, una vez tras otra. Tanto acá, como al regreso, es común perder un poco la noción de los ritmos, y esta vez me jugó una mala pasada.

Salí a girar la primer vuelta a la pista, buscando ir fuerte, pero no pude ver el parcial de los 200 metros (por tener mal configurado el reloj), y terminé corriendo demasiado fuerte la primer pasada. Debería sonar bien, ser un impulso anímico, pero en realidad, si algo debe saber controlar un corredor de fondo, es las dosis de energía. Salí muy fuerte, disparé el ácido láctico demasiado temprano en mi cuerpo, y aún quedando once pasadas por delante, era mucho camino por recorrer. Estaban partidas en bloques de cuatro, siendo la última de cada bloque un poco más rápida. Como pude completé el primer bloque, pero pasada la cuarta, ya no me importaban los tiempos ni los ritmos, sino saber si terminaría o no el entrenamiento. La sensación de ahogo era tan fuerte después de cada vuelta, que no me avergüenzo en decir que realmente me asusté, nunca me había sentido así antes, no había forma de que me entrara el aire en los pulmones, sentía la desesperación de no controlar la situación y desconocer que podría pasar. El segundo bloque fue muy lento, ya sólo corría por llegar, incluso pensé en hacer diez (lo cual era la idea original, pero después de las pasadas anteriores subimos a doce), pero a pesar de la muerte, de a poco iba resucitando. Cuando termino la novena (que hasta ese momento consideraba la anteúltima), me encuentro con un tiempo bastante bueno, parecía que el ojo de la tormenta había pasado, y no le encontré sentido a cortar en diez, si aún podía correr dentro de lo planeado. Continué hasta las doce, y terminé con esa alegría que da completar un entrenamiento que se pensaba abandonado. 

 

La euforia me duró lo que el calor en el cuerpo, una vez bañando y analizando el entreno, vino la bronca por haber corrido tan desparejo, por no saberme medir de entrada. Por la tarde, con 45 minutos de regenerativo bajo la lluvia, llegaría la reflexión, no iba a ser la última vez que me equivoque, estaba en mi aprovechar y aprender para la próxima, o quedarme solamente lamentando el error. Aún quedaba mucho camino por delante, y el vagón iba a subir y bajar varias veces en la montaña.

El domingo se venía con un solo turno, la vuelta a Cachi adentro. Ya había quedado muy contento, con la primer vuelta a ese circuito, allá por el tercer día. Había bajado, en mucho, mí tiempo con respecto al año pasado y no tenía intenciones de seguir bajando más. Pero el destino tenía otros planes. Empiezo a correr y descubro, que me había olvidado en reloj con el parcializador activado a cada kilómetro. No sé bien porque, pero cuando corro solo, principalmente en un fondo largo, el saber a cuanto paso cada kilómetro me empuja a ir a más. Nunca lo había usado en Cachi adentro, pero tenía una noción de a qué ritmo subía y en cuanto bajaba, por lo que fue casi inevitable competir contra esa referencia. El cuerpo respondía y lo apuraba cada vez un poco más, sin llegar al borde del desenfreno, entendiendo que era un fondo y no una carrera, me fui dejando llevar por esos caminos polvorientos, empujado al ver, en cada kilómetro, que podría correr más rápido aún que el tercer día. Terminé la vuelta dos minutos antes, seis minutos más rápido que el año pasado, estaba en la cima de la euforia, realmente la alegría me desbordaba. En esos momentos era imposible pensar que; todo lo que sube tiene que bajar.

El lunes arrancaba extraño, al contrario de cómo es siempre acá, el regenerativo iba a la mañana y las pasadas a tarde. La idea era llegar un poco más recuperado. Pero 24 horas después el cuerpo era otro. Las piernas estaban pesadas, la cabeza no estaba convencida, y lo peor de todo, el cuerpo no se sentía bien. Tuve que ir al baño después de la entrada en calor, antes de largar las pasadas, a pesar de que ya había ido justo antes de empezar el entrenamiento. Tocaban 16 de 400 metros, pero más tranquilas, a ritmo, como para sumar volumen. Aprendida la lección, salí bien tranquilo, buscando estrategias mentales para que parezcan pocas. Los tiempos iban saliendo pero la sensación no era buena, apenas pude llegar bien hasta la quinta, ya en la sexta salida me olvidé del tiempo, lo único importante de terminar la vuelta era estar más cerca del baño, fui directamente, aún sabiendo, que el entreno podía irse por el inodoro.

Nunca apagué el reloj, de alguna forma se tendría que poder acomodar, no podía reconocer que me fuera a ganar el cuerpo. Algunos minutos después salí del baño y volví a largar, quizás no todo estaba perdido. Pero doscientos metros bastaron para convencerme, no había forma de llevarlo, menos aún de hacer once pasadas más. De golpe, en un entrenamiento que aparecía fácil, me encontré abandonando mis primeras pasadas en Cachi. El vagón caía a lo más profundo, realmente estaba muy triste.

Algo de tiempo, unos chocolates y una charla telefónica con mi entrenador (que por suerte está en Argentina) ponían las cosas en su lugar, le daban la perspectiva adecuada a cada entrenamiento. Ni era el mejor del mundo por haber fondeado muy bien el domingo en Cachi adentro, ni era el peor del planeta por abandonar unas pasadas el lunes. Todo era parte de un proceso y lo mejor que podía hacer era calmar las aguas, enfriar la cabeza y seguir remando.

Pero sin duda que, es mucho más fácil decirlo que hacerlo. El martes amaneció como mi ánimo; frío, nublado y con pronóstico de lluvia. Era el momento de hacer la vuelta corta de Cachi adentro (en vez de los 20 kilómetros del circuito, por una atajo pasaban a ser 17), y salí a cumplir. No hubo empuje, no conté kilómetros, a poco de empezar las primeras gotas se sumaron al frío. Nunca entré en calor, sólo pensé en seguir, y en terminar, con la lluvia acompañándome hasta el final. No fue un buen día, pero lo corrí y me llevé, la mínima alegría, de sumar un granito más de arena. Ya por la tarde, los 45 de regenerativo, no fueron muy diferentes, pero salieron.

Y vino el miércoles, y con él la despedida de la pista. Ultimo entrenamiento sobre el tartán de Cachi, debería ser una fiesta, pero la verdad que la previa no había sido la mejor. Igualmente empujé las piernas, empujé al viento, pero principalmente empujé la cabeza. Fueron doce de 300, donde poco a poco me fui soltando, corriendo cada vez más rápido, cumpliendo con los tiempos y hasta terminando por debajo de ellos. Lo había hecho, la pista llegaba a su fin, había puesto lo mejor de mí y nuevamente el vagón retomaba velocidad, quedaba muy poco de montaña rusa por delante. Ya se veía el fin del recorrido. En el segundo turno me regalé el atardecer corriendo y de paso sacando unas lindas fotos, el día llegaba a su fin, casi junto con el viaje.

Hoy es jueves, último día completo en Cachi, por la mañana tenía el 16vo día de entrenamiento, ese en el que pensé al sacar los pasajes hace ya varios meses. Dieciséis días, dos más que el año pasado, era una buena progresión. ¿Y qué mejor forma de cerrarlo que recorriendo el circuito más vistoso y sufrido de todos: Cachi adentro? Si, nuevamente a recorrer el valle, a cerrar el anillo alrededor del río Cachi, a despedirme de esta tierra mágica. Era una buena oportunidad para aplicar algo de lo aprendido; no era necesario ser el más rápido, tampoco deprimirme siendo el más lento, era una nueva oportunidad de salir a correr, de empujar y disfrutar al mismo tiempo, de sentir el camino bajo los pies, pero poniendo la mirada en la naturaleza que nos atraviesa. Y así fue, no hice el tiempo más rápido, tampoco corrí para cumplir, pero si disfruté cada kilómetro, fui siempre consciente del hermoso lugar donde podía correr, de cómo lo iba a estar esperando hasta el año que viene, de que feliz soy haciendo esto.

Oficialmente terminé mi entrenamiento en Cachi, ahora me queda la tarde para pasear y saborear sorbo a sorbo los últimos minutos en este pueblo mágico, donde me siento tan en casa, estando tan lejos de todo. Tomar unos mates en la plaza, disfrutar la peña en Del Sol, inundarse del atardecer en las montañas, sentir que manejamos el tiempo, que estiramos la vida, que lo único que corre acá es mi cuerpo y el arroyo, todo lo demás no tiene apuro, llega en el momento justo y se prolonga lo necesario, ni más, ni menos.

Mañana no entreno, sólo salgo a despedirme de estos caminos trotando cuarenta y cinco minutos, bien temprano, para esperar puntual el remís a las 9, el vuelo a las 14 y la combi a Lobos a las 19:30. Horarios, viajes, esperas. Todo eso será mañana. Hoy me queda Cachi por vivir. Perderme por sus calles y encontrarme en su plaza. Subir por sus veredas y bajar por sus acequias. Mojarme en su río y secarme en su sol. Hoy vivo en Cachi, mañana Cachi vivirá en mi corazón.

 

¿Querés saber como empezó esta historia?
Primer crónica de mi estadía en Cachi
Segunda crónica de mi estadía en Cachi

view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

2 Comments

  1. Nicolas Falvella
    marzo 20, 18:58 #1 Nicolas Falvella

    Excelente vengo leyendo varios de los relatos y recuerdo cuando te cruce alla en cachi una noche ! Que bella ciudad !! y que lindas anecdotas
    Felicitaciones !

    Reply to this comment
    • Ezequiel Brahim
      marzo 21, 00:31 Ezequiel Brahim Author

      Muchas gracias Nico, sin duda ustedes habrán tenido también un gran viaje! Hermosa ciudad Cachi, espero volver pronto. Me alegro de tenerte como lector y nos vemos en el próximo viaje, quien sabe donde… jaja. Saludos!

      Reply to this comment

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.