#BrahimSub15 – Semana #22

#BrahimSub15 – Semana #22
noviembre 29 12:27 2015

Tachando los días, a medida que quedan menos casilleros me sorprendo con dos situaciones: primero, cada vez me duele más el cuerpo, a pesar de que ninguna molestia es invalidante, parece que siempre hay lugar para un dolor nuevo; segundo, como la cabeza empuja un poco más, cuando yo creía que para esta altura del año estaría agotado, sigue subiendo escalones. Pero mientras más me acerco al 13 de Diciembre, al Campeonato Nacional de Atletismo y a la carrera de 5.000m, donde buscaré le objetivo #BrahimSub15, más motivación aparece. No importa que ya lleve casi 2.800 kilómetros corridos este semestre, la meta se ve muy tentadora, para empujar hasta el último metro. Esta semana tuvo un entrenamiento de pista como nunca hice, y terminó con otro entreno de pista que me sorprendió, así se escribió:

Lunes

Adivinen: Trote por la mañana, técnicos con trote por la tarde ¿Ya se cansaron de leer siempre el mismo entreno los lunes? Porque yo ya me cansé de contar siempre el mismo lunes… Por suerte sólo quedan sólo dos lunes más, jaja.

Martes

Acá si vino la innovación. Muchas veces he compartido entrenos de pista, de múltiples formas. Puede ser, las menos veces, con un compañero a la par, haciendo ambos las mismas pasadas. O bien salir con otro que haga un ritmo algo más lento, estirar mi pausa para que se aleje un poco y luego salir a buscarlo. También se puede coordinar para hacer uno una distancia menor pero al mismo ritmo, eso suelo hacer con Luis Molina, cuando él hace pasadas más largas. Esta vez fue distinto a todo lo anterior. Dos amigos me ayudaron muchísimo. Debía hacer 10 x 400m con 1’30” de pausa. Ariel, amigo del deporte desde la adolescencia, haría un entreno parecido, pero sólo 200m al máximo, luego completaría los otros 200m más suave. Así que partía detrás de él, para cubrirme en la primera mitad, que tocaba viento en contra. En los últimos 40 a 60m me abría una pequeña diferencia y ahí se colaba Lisandro, otro compañero al que he mencionado acá por su velocidad. Él me llevaba esos poco más de 200 metros finales, se ponía bien a la par y me exprimía lo último de energía. Con ese intercambio de liebres y tanta energía fresca de ambos, se me voló el entrenamiento. Fue un promedio de 1’05,72” que me dejó muy contento para un día ventoso. Y la mejor sensación, la de dejar todo en la pista.

Miércoles

Un fondo largo y movido que costó mucho desde lo mental, luego de la exigencia de la pista. Por suerte estaba en Capital Federal, y mi hermano Nacho me acompañó los 70 minutos en bici. Así pude sacar los 45’ a ritmo de 3’50”/km que tenía planeado y luego completar con ritmos más tranquilos. La primera mitad de la semana cerraba bien.

Jueves

Doble trote tranquilo, necesitaba recuperar, y mucho, al otro día estaría desafiando la pista nuevamente.

Viernes

Trote suave por la mañana. Por la tarde, antes de pisar la pista, me conformaba con un entreno un poco más lento de lo planeado, realmente iba con baja confianza. Tocaba una sesión mixta, pasadas de 600 y luego de 200m. Las primeras fueron bien, los primero 400 debían ser más rápidos que los 200 finales y me sentí incluso más cómodo que el martes, regulando siempre el ritmo. Esta vez también estuvo Ariel, pero hicimos algo más clásico: él hacía sólo 400m, salía unos 8 segundos antes y luego yo salía a alcanzarlo, completando juntos los 400m, yo seguía luego con 200m apenas más despacio. Después de 8 repeticiones así, debía cerrar con 4 tiradas de 200m a máxima velocidad. Y acá es donde me llevé la mayor sorpresa. Si bien las hice viento a favor, tampoco era un huracán. Y pude clavar 29,3” de promedio con una diferencia de sólo 4 décimas entre la más rápida y la más lenta. Hacía tiempo que no corría en esos ritmos. Jamás lo hubiese pensado antes de largar, pero terminó siendo un entreno mejor que el del martes. Sorpresas que da la pista.

Sábado

Con la semana completamente hecha, salí a recorrer 75’ de trote tranquilo. Me crucé con un veterano atleta lobense, de casi 30 años en el deporte y las anécdotas condimentaron la hora y cuarto. Sin prisa pero sin pausa cerré la mañana de sábado.

Otro paso más, 9 sesiones, 107 kilómetros y la gran alegría de marchar firme hacía el final. Mar del Plata está muy cerca, el domingo 13 a las 17:30hs estaré largando los 5.000 metros. Mucha previa para una carrera de poco más, o poco menos, 15 minutos. Esa diferencia de poco más, o poco menos, esos míseros segundos, dictaran el final de la historia.

  Categories:
view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.