#BrahimSub15 – Semana #20

#BrahimSub15 – Semana #20
noviembre 18 00:32 2015

A un mes del Campeonato Nacional, donde tendré mi última chance de lograr el objetivo #BrahimSub15, se van tachando los días en el almanaque. Y no exagero si digo que esta semana, fue la mejor de los últimos meses.

Dos entrenamientos en pista que me dieron gran confianza, pero también me mostraron una gran dualidad: las piernas aún responden, pero la cabeza está agotada.

El domingo pude darme un gusto y ponerle un buen broche a la semana.

Luego de competir el sábado pasado en el Campeonato Metropolitano y lograr el subcampeonato en los 10.000 metros, ahora todo es una gran recta final hasta el Nacional. Así la recorrí estos siete días:

Lunes

¿Será el día más aburrido cada semana? No se puede inventar nada, luego de soportar el sol pleno durante 25 vueltas a la pista el sábado, el lunes no quedaba otra opción que un trote tranquilo a la mañana y unos trabajos técnicos a la tarde.

Martes

Una hora con excelentes sensaciones, frenando las piernas para que no se fueran debajo de 4’00/km, lo cual presagiaba que podía venir un buen entreno de pista al otro día.

Miércoles

50’ sueltos temprano por la mañana temprano. En el otro extremo del día, ya con el sol en despedida, me fui a la pista a enfrentar 5 x 1.000m en solitario. Pero con una variación, los primeros 600m serían en 1’42”, o sea a ritmo de 2’50”/km y los últimos 400m en 1’16”, es decir a ritmo de 3’10”/km. Logrando los ritmos exactos daba 2’58” para los 1.000m. Y así fue, un entrenamiento que pude controlar de principio a fin, como hacía mucho no me pasaba. Últimamente venía de entrenamientos que me controlaban a mí, donde corría siempre de atrás. En esta oportunidad fui firme de entrada, empezado un segundo arriba apenas del objetivo, pero apurando el ritmo pasada a pasada, comiendo de a décimas los parciales, para lograr una sesión prolija de menos a más, y poder irme de la pista con una gran sonrisa.

Jueves

Apenas 50’ para aflojar del día previo y prepararme para volver a la pista al siguiente.

Viernes

Trote tranquilo por la mañana. Ya a la tarde busqué una y mil excusas para no hacer las pasadas. Incluso le escribí por whatsapp a mi entrenador, Ezequiel Morales, que viene en Río de Janeiro, para ver si lo convencía de aplazarlas un día más. Pero por suerte no me contestó.

Lo peor es que sabía que no había excusas, la tarde-noche estaba ideal, sin frío ni calor, sin viento, sin humedad. Físicamente me sentía muy bien. Era simple: la cabeza no quería.

Pero lo resolví como siempre, cuando la cabeza no quiere, salgo a correr.

Eran 8 x 400m en 1’06” (ritmo de 2’45”/km), las cuales pude dominar, controlando en cada pasada. Y luego 8 x 200m en 30”, acá la situación se puso un poco más compleja, la tranquilidad con las que había hecho las de 400 me hizo pensar que las de 200 serían más accesibles, pero la verdad tuve que poner todo para sacar un promedio de 31,05”. Creo que se puede decir que el entreno cumplió con lo prometido y le puse el cierre a la mejor semana de pista de los últimos tiempos.

Sábado

En general este día hago un fondo largo, pero este fin de semana quise darme un gusto y ser parte de la Carrera Ciudad de Castelar, aunque sea a ritmo de entrenamiento. Así que el sábado descansé y programé el fondo para el domingo.

Domingo

10 kilómetros organizados con el auténtico espíritu de carrera de pueblo. Pero a mi gusto sumaba un plus enorme: a total beneficio de una biblioteca pública. La combinación de mis dos grandes pasiones representaban un combo imposible de resistir. Y las alegrías fueron mayores a las esperadas. Yo apenas hice mi fondo de 75 minutos, dentro de los cuales incluí los 10k, pero mi novia Soledad ganó por primera vez la general de una carrera, en este caso los 5k que también se realizaban. Fue una enorme alegría poder compartir al lado de ella (literalmente, ya que corrimos a la par) su primer victoria. Recuerdo pocos triunfos personales que me hayan dejando tan contento.

Sé que en cierta medida, aunque pequeña, perjudica mi plan de entrenamiento: fue mucho asfalto, no pude empezar la semana tan descansado como si hubiese terminado el sábado. Pero en esta oportunidad, valió la pena pagar el precio.

Por delante, sólo 4 semanas, casi se puede tocar el final. Como siempre, los últimos pasos son los que más cuestan, pero los que más valen. ¿Los recorremos juntos?

  Categories:
view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.