#BrahimSub15 – Semana #17

#BrahimSub15 – Semana #17
octubre 25 14:32 2015

Después de correr la principal carrera del semestre, los 5.000 metros, en los que había planificado cumplir el objetivo #BrahimSub15, para los que había entrenado más de 2.000 kilómetros, y quedar a las puertas de lograrlo, no es fácil encarar la siguiente semana. Llegaba a la competencia con la sensación de haber hecho todo lo posible, no sólo dentro de la pista, sino, lo que es más difícil: afuera. Estaba totalmente enfocado en bajar eso 15 minutos, pero no pude. Sentía que había subido a lo más alto de la montaña y no había tocado el cielo, ahora empezaba el descenso ¿Cómo podría alcanzarlo ahora, estando cada vez más bajo?

Lo que no surge de adentro a veces viene de afuera. Primero fue mi entrenador, analizando motivos “estoy seguro que la fiebre te dejó el cansancio que se sentiste en los últimos 2.000m”, esa semana no había sido gratis. Y luego fue Ariel, un amigo que medio el atletismo hace casi dos décadas “Ya fue “Cabe”, dejá de lamentarte, vamos con todo a la próxima”, sonaba a frase hecha, pero sabía que no era así, necesitaba ese empujón desde algún lugar especial.

¿Qué más intentar luego de eso? Siempre hay un poco más: más foco en los entrenamientos fuertes, más trabajo de recuperación (crioterapia, elongación, alimentación, hidratación), más cuidado en el peso. Es la única forma que conozco para conseguir más.

¿Por qué intentarlo? Sencillo, cómo dijo Woody Allen “Si fuese fácil no sería valioso”

Lunes

No se podía inventar nada luego de la carrera, aflojar suave. Solo invertí los turnos ya que anunciaban lluvia por la tarde. Hice los trabajos técnicos a la mañana, pensado en meter cinta y cuidarme del frío si llovía para el segundo turno. Pero a penas fueron unas gotas y pude hacer 45 minutos suaves junto a Fernando, mi compañero de siempre, esquivando la tormenta en el parque de Lobos.

Martes

No esperamos mucho en volver a mover las piernas. Salió un entrenamiento combinado. Primero 8 de 400m en 1’06” que se pudieron controlar sin llegar al límite, y luego 6 de 200m donde no guardé nada y salieron en 30,5”. Me daba confianza en vistas a las pasadas de finales de semanas, que serían más exigentes.

Miércoles

Un día muy liviano, acompañado por Luis Molina, quien recientemente logró la marca clasificatoria para los Juegos Olímpicos de Río, en maratón. 2h15’23” en Buenos Aires lo deja de cara a su sueño olímpico. Sólo 50’ de trote bien temprano para poder dedicar el día a varias otras tareas. Taller literario por la mañana, viaje a Buenos Aires por la tarde. El foco en otro lado por un día.

Jueves

Doble turno, trote tranquilo por la mañana y tocaban la sesión más movida de la semana por la tarde. 5 x 1.000m en 2’50”. Pero la pista se presentó huracanada, no le vi sentido a salir a empujar el viento cuando lo que se buscaba era velocidad. Como el viernes era un trote apenas movido, decidimos con Fernando invertir los días para buscar un entreno de mejor calidad.

Viernes

Llegó el día, no había más chances. Por la mañana otro trote tranquilo y por la tarde las pasadas postergadas. Seguía soplando el viento, pero un poco menos. Ahora el frío completaba el menú. Sin poder explicar mucho, uno siente como viene el día ya al empezar la entrada en calor, y esa tarde yo no lo sentía bien. Pensé en hacer el primer 1.000 en forma conservadora, buscando 3’00” en vez de 2’50”, para ir bajando a medida que avanzara el entreno. Largo suelto, los primeros 200m viento a favor, miró el reloj y marca 37 segundos “Mmm” pensé “Que complicado que va a estar esto”. De entrada por arriba. Puse bastante pero no me maté, quedaban cuatro más aún. Clavé 3’05” y me di cuenta que no era el día. Quedaba muy lejos los 2’50” así que tomé una decisión salomónica, ni hacerlas todas, di abandonar el entreno: haría hasta la distancia que pudiera mantener el ritmo de 2’50”/km. Largué decidido la segunda, en el 400 vi 1’08”, a ritmo, y paré el reloj en los 600m, sintiendo que ya se caía la velocidad. Fue 1’44”, cerca del ritmo. En ese tiempo hice cuatro tiradas más de 600m. Me fui con la tranquilidad de hacer un entreno parejo y al límite, de lo que tenía esa tarde.

Sábado

Salí con Fernando a correr una hora y media. Podría haber ido un poco más rápido, pero pensé que si no había tenido para correr el día anterior, no tenía sentido forzar en el fondo largo. Así que fui muy tranquilo buscando un cierre de semana suave.

Cuarenta días faltan para el Campeonato Nacional. Aún no es seguro que clasifique, lo que si no tengo dudas, es que me prepararé de la mejor forma.

 

  Categories:
view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.