#BrahimSub15 – Semana #13

#BrahimSub15 – Semana #13
septiembre 29 15:41 2015

Hacer una semana prolija, perfecta, cumpliendo todo lo planeado, es estupendo para preparar una carrera, pero a veces un poco aburrido de contar. Los contratiempos, lesiones, miedos, no es lo mejor a menos de un mes de la carrera clave, pero mucho más interesante a la hora de escribir, y espero que de leer también. ¿Me acompañan?

Lunes

Empezamos con todo. Esta fue la primera vez desde que empecé a hacer algunos dobles turnos, hace ya casi 4 años, que ambos turnos tiene algo de intensidad. Siempre, hasta ahora, en al menos uno de los turnos había un trote suave. Esta vez hice por la mañana trabajos técnicos, empezando el día ya enfocado. Y por la tarde tocó un trote algo movido, una hora con 10 km a 4’00”/km. Hace ya casi dos décadas, yo practiqué atletismo, en la distancia de medio fondo. Fue sólo un año, pero me dejó grandes enseñanzas y un enorme amigo. Con él tuve la suerte de correr casi toda esa hora. No importa cuánto tiempo haya pasado sin vernos, si la última vez que lo encontré le dije que estaba gordo como una vaca y no podía entrenar más así, o si está preparando su mochila para viajar al mundial de aventura: él siempre me llama, al rato que termino de competir, para preguntar cómo me fue, siempre. Aún me sigue sorprendiendo que no se olvide nunca, incluso como se entera, ya que podemos estar varias semanas sin hablar. Ariel Ferreira conoce todos mis defectos, y me acepta con ellos, así de simple es la amistad.

Martes

El entreno más duro de la semana. El peor clima. Soplaba el viento, o más bien se nos reía en la cara. No me enorgullezco de la falta de inteligencia, para correr hay pensar, y no conecté mucho esa tarde. Hice lo que no debía, salí a correr como si fuese una brisa y la nafta me llegó hasta la tercera tirada de 800 metros. En la cuarta se me vació el tanque, y quedaban cuatro más. Las terminé como sea. Al final el tiempo no fue tan desastroso, y lo más grave ya había pasado, o eso pensé en el momento.

Miércoles

La noche anterior metí las piernas en hielo para recuperar de las pasadas, por la mañana tuve masajes con el mismo motivo. Todo venía bien. Tocaba otro doble y ahora si volviendo a la normalidad. Un trote tranquilo por la mañana. Ya por la tarde 75 minutos con una hora a 3’52”/km. Pero desde el inicio, el isquitibial derecho se hizo sentir. Nada grave, una pequeña molestia, pero los kilómetros pasaban y no mejoraba la situación. Ya de vuelta en casa molestaba incluso en reposo. Tengo la fortuna de no sentir nunca ninguna molestia, a excepción de la fascitis plantar que me acompaña, con sus idas y vueltas, hace ya tres años y medio. Por eso me asustó el dolor en la parte trasera del muslo. Consulté con mi kinesiólogo amigo y me invitó a su consultorio al otro día temprano.

Jueves

Allí estaba a la hora pactada. Sabía que no era algo terrible, había terminado el entrenamiento sin gran dolor ni afectando la mecánica de carrera. Pero falta muy poco para el 5.000 y no quiero dejar nada librado al azar. Entre Gino Riscino, mi kinesiólogo, y Ezequiel Morales, mi entrenador, decidieron que lo mejor era tomar un día de descanso y atrasar todo el entrenamiento una jornada. Por lo pronto electroestimulación para descargar la zona, calor, elongación y paciencia. Un jueves distinto, sin kilómetros.

Viernes

Sin entrar en pánico troté tranquilo 50 minutos. Nada de estar pendiente de la pierna, sólo disfrutar del pase luego del día de reposo. Todo marchó bien, era de esperar, aún no le pedíamos nada interesante al muslo.

Sábado

Ahora si había que probarlo, el entrenamiento que estaba pensado para el viernes lo hacía hoy. ¿Y qué mejor lugar para probarlo que la pista del CeNARD? El Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, en Buenos Aires, cuenta con dos pistas sintéticas y varios de los mejores atletas del país viven y entrenan ahí. Sin duda un lugar especial. Además por la tarde haría la locución del torneo de atletismo organizado por la Federación Metropolitana, así que salía un combo completo: entrenamiento, ducha, almuerzo y locución. El día empezaba así: doce tiradas de 300 metros con un minuto y medio de pausa. Como me viene pasando, casi siempre, desde que pasamos de la preparación para 10.000m a la de 5.000: subestimo la distancia, sobreestimo la pausa. Pienso, son sólo 300 metros, pienso, en un minuto y medio me recupero del todo. Luego el “ácido láctico” dice su verdad. La primera fue cauta, para empezar a sentir la pierna. La segunda y tercera fueron en 46”, desde ahí, sin prisa pero sin pausa, fui cada vez más lento, cada vez más duro, cada vez más exigido. Terminé con las dos últimas en 49” y un promedio de 48,22”. La idea era un segundo menos. Pero tampoco fue un desastre, y sin duda la mejor noticia era que no había dolor. Ducha reparadora, almuerzo deportivo y a disfrutar con el micrófono del esfuerzo ajeno.

Domingo

No suelo entrenar el último día de la semana, pero había que recuperar un poco y aflojar las pasadas del sábado. Pero sin perder el paseo del domingo. Fui con mi tío, por primera vez en mi vida, a ver una carrera de autos. En Roque Perez, una localidad cercana a mi ciudad, se corría un campeonato regional. Un amigo viene liderando las últimas competencias y le había prometido una visita. Las series clasificatorias fueron cerca de la una. Mientras todos disfrutaban del asado yo salí, botellita en mano, a descubrir caminos de campo. Volví como nuevo, disfruté de un par de frutas y como postre me vi la final. Mi amigo no tuvo tanta suerte como yo, terminó con el auto en boxes. En mi caso terminé la semana de la mejor manera: corriendo sano y disfrutando del sol.

Sólo tres semanas para volver a intentar el objetivo #BrahimSub15, lo que significa apenas cuatro entrenamientos muy intensos. Sin duda que los 3.000 metros de la semana pasada me dejaron totalmente enfocado y soñando con lo más alto. Y no soy el único, todo el pelotón de punta de la carrera quedó muy motivado. Es un grupo de grandes atletas y mejores personas, sabemos que podemos repetir una muy buena carrera, y el 17 de octubre tenemos todos una estupenda chance de clasificar para el Campeonato Nacional. La marca pedida por la Confederación Argentina de Atletismo (CADA), es de 15’10”. Yo quisiera algo menos que eso…

  Categories:
view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.