#BrahimSub15 – Semana #10

#BrahimSub15 – Semana #10
septiembre 07 23:11 2015

IMG_20150906_213227Sin duda una semana distinta. ¿Por qué? Viajé, junto a mi novia y Javier Carriqueo, para entrenar toda la semana en Tandil. ¿Quién es Javier? Para el público: es el recordman argentino vigente de 3.000 metros y, hasta este año, también lo fue de 1.500 metros, participó de los últimos dos Juegos Olímpicos y es uno de los atletas más importantes de la última década. Para mí: es un enorme amigo que me regaló el atletismo. ¿Por qué Tandil? Es una hermosa ciudad rodeada de cierras, de poco más de 100.000 habitantes, con una tranquilidad y un contacto con la naturaleza muy especial. También cuenta con dos lindas pistas de atletismo e infinidad de caminos y senderos para correr y recorrer, perdiendo las pisadas por una geografía repleta de rocas, vegetación y energía. Y está a menos de 3 horas de viaje de mi casa. Con todos los ingredientes dados para una gran semana, así la viví:

Lunes

La mañana empezó movida, atípica. Para aprovechar el día antes de viajar a Tandil, hice un poco de trote y trabajos técnicos, doce rectas de 50 metros con distintos tipos de saltos. Conté con la grata compañía de un atleta de mi ciudad con casi 30 años en la disciplina, que a pesar de estar cerca de los 50 años, baja con comodidad los 40’ en los 10 km. Leonardo Ravettino me acompañó en todo el entreno matutino, que cerramos con 35’ de trote suelto. Apagué el reloj, me subí al auto para encontrarme con Javier que llegaba en combi y al poco tiempo estábamos los tres viajando hacía Tandil. Que mejor forma de tomar contacto con la ciudad, al llegar, que hacer un trote regenerativo. Así fue, 45’ para aflojar las piernas del viaje y conectarnos con las sierras.

Martes

Trote por la mañana, esta vez solo, ya recorriendo el corazón deportivo de Tandil: el lago del dique. Con una vuelta de tres ondulados kilómetros, es uno de los lugares que más disfruto de la ciudad. En frente, tan sólo cruzando la calle que circunda al lago, se encuentra una de las dos pistas de atletismo de la ciudad. Quizás por su ubicación, es la más concurrida. También giré un poco en ella, a modo de reconocimiento del terreno, ya que en algunas horas, por la tarde, volvería para probar mi resistencia al ácido láctico. Luego de un almuerzo y una siesta reparadores, regresé a la pista para hacer 5 series de 2 intervalos de 200 metros y uno de 400. Con buena pausa, el desafío era resistir la velocidad a lo largo de un entrenamiento bien intenso. Al final fueron 31,7” de promedio para los 200m (dentro de lo esperado) y 1’06,3” para los 400m (un segundo o dos por arriba de lo ideal). Quizás pagué sobre el final, haber empezado algo rápido la primer serie, que fue en 30,3” ambos 200 y 1’04,1” el 400. Aún faltan más entrenos cortos como para sentir bien el ritmo y calibrar mejor de entrada. Pero me fui con la satisfacción de haber hecho lo mejor que pude ese día y, principalmente, atacar con actitud desde el inicio del entrenamiento, algo que debo trasladar luego a la competencia del 5.000.

Miércoles

Al mediodía nos encontramos con Sergio Hoffman, gran atleta de Tandil (marca de 1h08’05” en la media maratón), para compartir un fondo largo. Él sumó a un amigo, y junto con Javier, salimos los cuatro, a buscar caminos con poca pendiente para no forzar mucho el andar. Hice 75’ con total comodidad, muy suelto y ratificando la buena sensación en los fondos. Luego disfrutamos de la hospitalidad de Sergio almorzando en su casa. Situaciones del atletismo que podrían resultar extrañas en otro contexto: A Sergio sólo lo vi en el Campeonato Nacional de 10.000m del 2014, hace un año y medio. Jamás cruzamos palabra. Cuando le conté que estábamos en Tandil, no dudó un instante en recibirnos, abrir su casa y otorgar su calidez.

Jueves

IMG_20150906_212456Trote tranquilo por la mañana, mezclando con turismo, nos adentramos en una enorme cantera abandonada. Imponente, desolada, atrapante. Lamentablemente no tomamos fotos para compartir. Yo la grabé en memoria y sin dudas en algún momento volveré con alguna cámara. Una mañana estupenda recorriendo junto a Javier, y casi sin darme cuenta, también entrenando. Por la tarde visitamos la otra pista, la que está más alejada, que nos ofreció una superficie un poco mejor. Con mucha menos gente, pero con un gran anfitrión, Fernando Silva. Cuando vio que estábamos corriendo por su ciudad, no lo dudó y se ofreció a acompañarnos. Literalmente. Se pegó atrás nuestro en las pasadas de 500 que tenía programadas. Eran a un ritmo mixto, debía pasar los 300m en 49” y luego completar los últimos 200 más tranquilo, en 40”. Tuve el enorme placer y gran lujo de que Javier me hiciera de liebre en las primeras siete. Para que se entienda la situación: Javier, mientras vivió en España, llegó a ser contratado, dos veces, como liebre de Kenenisa Bekele, y en la segunda oportunidad el etíope bajó el record del mundo de las dos millas ¿Hace falta que explique más? Me sentí estupendo, corrí muy suelto, guardando siempre un plus y disfrutando y contralando cada paso. Cerré con un promedio, para los 300m, de 48’13” y me fui de la pista feliz.

Viernes

Último día de sierras. Me despedí haciendo ahora yo de liebre (salvando las distancias). Aproveché mi fondo de una hora a ritmo cercano a 4’00”/km para acompañar en sus pasadas a mi novia. Disfruto mucho hacerlo y sin duda que distrae totalmente de la monotonía del trote. Un mediodía hermoso, que cerramos almorzando frente al lago, con una pareja amiga de Lobos. Lisandro, mi compañero de entrenamiento, y Coni, mi gran amiga desde hace más de una década. El mejor broche a cinco días estupendo en la serranía tandilense.

Sábado

Ya amanecidos en Lobos, salimos con Javier a disfrutar del sol del mediodía con un trote largo. Compartiendo caminos de tierra, charla e hidratación, se fue redondeando una gran semana. Al final hice 80’ a 4’01” con 138 pulsaciones de promedio, una sensación estupenda. Una semana fantástica. Como decía el gran Haile Gebrselassie “mientras más entreno más confianza tengo”. Así me dejó esta semana, con una mirada mucho más optimista hacía mi gran objetivo del semestre #BrahimSub15. Ya está pautada la próxima carrera, el sábado 19 competiré en 3.000 metros llanos, buscando velocidad para reintentar el objetivo en los 5.000 metros el 17 de Octubre. El camino está trazado, y ya quiero salir a recorrerlo.

  Categories:
view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.