48 hs, 32 vueltas y media

48 hs, 32 vueltas y media
marzo 27 18:00 2015

0000000000En promedio planifico cada carrera con tres meses de anticipación, a veces puede ser un poco menos, a veces puede ser un poco más. Esta semana rompió la regla.

Martes por la noche; cenaba con mi amigo Javier Carriqueo y le comentaba que, para los 3.000 metros del Grand Prix Sudamericano, había visto inscriptos con marcas más lentas que la mía, 8’44”. Me agendaría pedir un lugar para el 2016, para mi sorpresa me respondió “¿Para qué esperar tanto? Aún podés estar a tiempo de correrlo el viernes”. Ahí empezó todo.

Miércoles por la madrugada; envió mails a todos lados para ver la posibilidad de inscribirme.

Miércoles temprano en la tarde; antes de competir en los 10.000 metros, busco en el CeNARD con quien hablar para los 3.000 del viernes.

Miércoles por la tarde-noche; termino los 10.000, cansado, pero eufórico, hablo con el responsable y pido, insistentemente, poder competir. “Venite el viernes con la ropa y veo si te consigo un lugar”.

Jueves; disfruto con mayor claridad todo lo que viví en el Campeonato Nacional de 10.000 y como sentí que jugué en el Barca. Pero también pienso en si volveré a competir al otro día.

Viernes temprano por la tarde; viajo nuevamente para el CeNARD con el bolso, aún sin saber si lo usaré.

Viernes a media tarde; estoy confirmado, por primera vez participaré de un Gran Prix Sudamericano.

Cuarenta y ocho horas antes había corrido el 10.000, dicen que 48 hs después es cuando más se siente el cansancio. Tenía que intentar una prórroga y pedir 12 hs más.

El dialogo cara a cara es con uno mismo: ¿estás cansado? ¿Entonces para qué pediste correr? Hace un año viajaste sólo para ver este torneo de afuera ¿ahora qué estás adentro no vas a sacar lo mejor? Si te pesa el 10.000 te hubieses quedado del otro lado de la baranda ¿cómo puedo hacer para aprovechar al máximo la oportunidad? Demasiadas preguntas para una sola forma de respuesta: salir a correr.

000Otra largada con todos atletas de elite, y yo. Pero para colmo ahora son muchos, demasiados. Tantos que, a punto de largar, se frena el disparo y se propone hacer dos series. Nadie quiere, pero los jueces insisten, el público se empieza a quejar, todos piden una sola carrera, la definición debe ser absoluta, se mata o se muere en una sola batalla.

Decidido, largamos todos juntos. No pensaba liderar el pelotón, por lo que me pongo atrás de Javier, con estar conectado al grupo me conformo.

10Disparo. Se sale como si la bala fuese de verdad y nos disparan al pecho. A los 50 metros me invade una sola pregunta ¿A este ritmo pensamos correr todos los 3.000 metros? Trato de ir lo más lento posible sin perder el pelotón, pero paso en 1’08” la primera vuelta, me pregunto si ninguno se quiere quedar conmigo corriendo un poco más tranquilo. Pero no me salen las palabras, y nadie parece compartir la idea.

De pronto el anteúltimo se desprende del pelotón, no quiero quedar colgado tan temprano, lo paso y vuelvo a conectar. Ahora sí me pueden cortar tranquilo, ya no voy último. Me hacen caso, me empiezan a cortar. Paso el mil en 2’50”.

atras pelotón 2da vueltaLa piel se empieza a sentir calentita mientras el sol se va poniendo tras las plantas del CeNARD. No son los rayos de Febo los responsables de la tibieza, es el ácido láctico que viene a saludarme; “á cido un gusto” me dice. Y hasta acá llegamos a ese ritmo me avisa el Vigía del motor, si no bajamos revoluciones se me vuela un pistón. Segundo mil en 3’00”, debería ir más cómodo, no lo voy.

Lo bueno si breve, dos veces bueno. Ya todo se está por acabar, hay que salir a buscar. No sé a quién porque todos siguen rápido, pero alguno siempre se alcanza y mejoramos otro puesto. Tan poco pero tanto aún, dejando la última gota de energía sobre el tartán, luego de 32,5 vueltas en 48 hs, cruzo la línea de los 3.000 en 8’47,65”. Tres segundos sobre mi marca personal, ya estoy acostumbrado, en el 10.000 fueron dos segundos arriba. Señal de que estoy cerca, no está mal para empezar la temporada.

3.000 DW

La frutilla del postre, foto de DW en la pista

Hace un año viajaba al CeNARD sólo para ver el Grand Prix, no conocía a nadie, no tenía ningún amigo compitiendo, sólo quería ver a varios de los mejores de Sudamérica luciendo atletismo de alto nivel. Un año después lo volví a ver, pero desde adentro. Hoy fui el protagonista, de lo que ayer miraba.

 

view more articles

About Article Author

Ezequiel Brahim
Ezequiel Brahim

Seguramente no soy el único que empezó a correr para bajar de peso. Ya cinco años pasaron, y no sólo conseguí bajar de peso, descubrí nuevos mundos, al principio en la calle el universo del running, luego, en la pista, el atletismo de elite. Compartir lo mejor de ambos, es el impulso para escribir cada linea.

View More Articles
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.